Rimac Lima, Alameda de los descalzos Lima, Cerro San Cristobal Lima, Callao Fortaleza del Real Felipe, Barrios tradicionales de Lima

BARRIOS TRADICIONALES DE LIMA

BARRIOS TRADICIONALES DE LIMA

RIMAC

El Rimac es un barrio o distrito tradicional de Lima, sus viejas calles de estilo sevillano hacen del Rímac una de lugares más tradicionales de Lima. En la época colonial, fue el principal suburbio de la ciudad y era conocido como el "Barrio de San Lázaro" o "Bajo el Puente". Hoy, el Rímac es un distrito popular que cuenta con algunos hitos históricos de la ciudad de Lima: La Alameda de los Descalzos, un antiguo paseo construido por el virrey Amat para deleite de su amante, La Perricholi. Muy cerca está el Convento y la Iglesia de los Descalzos, ubicados al pie del Cerro San Cristóbal, desde donde se puede ver el mar limeño.

El Rímac es también la sede de la Plaza de Acho. Por último tenemos el Paseo de Aguas, que antaño fue un importante centro de reunión para la aristocracia limeña que intentaba imitar a la afrancesada dinastía de Borbón.

BARRIOS ALTOS

Barrios Altos está separado del Centro de Lima por la Av. Abancay, tiene una gran historia ya que formo parte del esplendor virreinal de Lima. Aquí se encuentra la descuidada Quinta Heeren, que en su tiempo albergó a embajadas y residencias de políticos importantes como José Pardo, además de poetas y grandes compositores de valses criollos. Fue la sede del primer zoológico peruano y del primer jardín japonés. En Barrios Altos destacan el Barrio Chino con sus salones de té, pastelerías y restaurantes; la Casa de las Trece Monedas, hermosa y elegante muestra de estilo rococó; la iglesia de las Trinitarias y el Molino de Santa Clara; la Escuela Nacional de Bellas Artes, que antaño fue un lujoso claustro hoy forma grandes artistas; la Casa Canevaro con su estilo neoclásico; el Museo del Hospital Santo Toribio y la recientemente renovada Plaza Italia.

PUEBLO LIBRE

A 20 minutos en auto, del centro de Lima se encuentra Pueblo Libre, donde se conserva la tradición de las casonas y los bulevares se combina con la buena cocina. En la Plaza Bolívar, un amplio espacio rodeado por la municipalidad con su balcón de madera imitación de los del Virreinato y varias casas republicanas bien conservadas del siglo XIX como Speletta. Al centro, una pileta de 1747 que fue de un colegio de jesuitas. A un lado encontrará la sede del Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia, uno de los mejores del país. A solo una cuadra encontrará un hermoso bulevar en donde se encuentra la hermosa iglesia Santa María Magdalena y las instalaciones de la Antigua Taberna Queirolo, uno de los mejores productores pisco, en donde se comen buenos sánguches de jamón y comida criolla acompañados de un buen pisco sour.

En este remozado y bohemio distrito donde el tráfico consigue ser ordenado, vivieron varios héroes que lucharon por libertad de nuestro país, entre ellos don José de San Martín y Simón Bolívar. Sus antiguas viviendas hoy son parte del museo.

En la Av. Bolívar, a pocas cuadras, se encuentra una mansión virreinal que data XVIII y es la actual sede del Museo Arqueológico Víctor Larco Herrera.

MIRAFLORES

Miraflores, a diferencia de lo que es hoy, nace como un distrito de apacibilidad pueblerina en la era republicana. En 1898 apenas se esbozaban las dos primeras cuadras de las concurridas Larco y Porta. Entre 1903 y 1906, ya recibía los beneficios de la instalación del agua potable y desagüe y alumbrado público. Se pavimentaban las aceras con locetones de cemento, facilitando el paseo de sus vecinos por sus calles y los jardines públicos se arreglaban al mejor gusto del momento.

Un nuevo mercado, una comisaría urbana, la prolongación hacia el mar de la Alameda, la plantación de árboles en la avenida Colina (hoy Benavides) y la ornamentación del malecón Balta, eran sus atractivos. Los factores industriales así como los comerciales, comienzan a dar a la población cierta independencia y autonomía. Allí, donde en enero de 1881 se congregaron los vecinos armados como soldados para defender su amenazada Capital, hoy se desarrolla un distrito próspero y de gran movimiento comercial, cultural y turístico. Sobresalen la Huaca Pucllana, el Parque Kennedy y el centro comercial Larcomar, en donde se puede apreciar un excelente atardecer de verano.

SAN ISIDRO

Lo que antiguamente fue una gran área verde, hoy es expresión de un elevado desarrollo arquitectónico, económico y cultural de la ciudad. El distrito de San Isidro es el corazón financiero y empresarial de la ciudad, en pocas palabras, un barrio de yuppies enternados. Aquí destacan la Huaca Huallamarca, heredada por la cultura Lima y en excelente estado de conservación; El Olivar, un extenso y bien cuidado parque ideal para largos paseos con los niños.

EL CALLAO

De gran importancia histórica y comercial, el puerto del Callao fue fundado en 1537 como punto de embarque para las mercancías que eran llevadas a España. El primer puerto del país todavía alberga hermosas y antiguas casonas de madera con largos y elaborados balcones, como la tradicional Plaza Gálvez, la Plaza Grau y la Iglesia Matriz, junto a edificaciones más precarias y abandonadas. Su principal atractivo es la fortaleza del Real Felipe una monumental construcción que data del año 1747, que fue edificada para defender la ciudad del acoso de corsarios y piratas.

Muy cerca está Chucuito, un pequeño barrio de pescadores con casas de estilo gótico y neorenacentista, así como típicas casitas de madera pintadas con alegres colores que se encuentran en las inmediaciones. Continuando el recorrido aparece La Punta, antiguo balneario donde residía la aristocracia limeña, ideal para caminar por un hermoso malecón, sus playas de canto rodado y sus impresionantes casonas de inicios de la República. El Callao es también un excelente lugar para comer buenos pescados y mariscos. Los huariques de ley están en cada esquina.